viernes, noviembre 25, 2005

MD-81 y las falsas creencias


Se da la circunstancia que los aviones como las personas pueden engañar a primera vista.

Llevaba más de 5 años consecutivos viajando en los Airbus de Iberia pero la semana pasada llegó el día de viajar en Spanair. Más concretamente en el MD-81. Era un vuelo con destino Madrid-Barajas.

Facturé lejos de los motores y embarcamos.(¡Ojo! con liarla y facturar cerca de los motores) Las últimas impresiones que había tenido hace años no habían sido del todo buenas. Sobretodo porque notaba demasiado los cambios de presurización que se producían en las diferentes fases del vuelo. Ese era el recuerdo que yo tenía. Con esa idea yo embarqué. Lo primero que me sorprendió fue que el piloto metió gases sin estar alineado con el eje de la pista pero resulta que el avioncito este de marras se manejaba como un superdeportivo. En mi asiento me imaginaba al segundo anunciando V1 ... Rotate ... V2... El avión empezó la fase de ascenso como un auténtico cohete. La tasa de ascenso no tenía nada que ver a la que ya tenía memorizada de los Airbus. Se le veía garra y mucho poderío. El avión estaba haciendo la SID (procedimiento estandarizado de salida) como un auténtico campeón. Una vez finalizada la fase de ascenso y alcanzado el nivel de crucero yo me dormí. Todos sabemos que aquí es cuando el piloto coge el periódico del día y se pone a leerlo. ¡Pues yo me duermo que he madrugado mucho!.
Me despierto toda vez que oigo al piloto. Éste nos informa que en 10min vamos a aterrizar sobre el aeropuerto de Madrid Barajas. Nos informa de las condiciones meteorológicas en destino y nos agradece la confianza en la aerolínea. Bien. Empieza el descenso.
Le habrán autorizado con la STAR (procedimiento estandarizado de llegada) de marras y el tipo estaría metiendo datos en la MCDU y moviendo ruletas a cañón. Me lo imagino. Bueno...vamos a ver lo que da de sí este avión.
Pues el piloto mete flaps primero y un rato después spoilers a unas velocidades de alucinar (por lo menos comparando con el Airbus). Yo es que iba en el ala. Había que controlar la formación de hielo :). Juro que en el extradós no había ni gota. Pues bien el avión viraba a la izquierda con un ángulo de alabeo también más acentuado de lo que yo acostumbraba y se dispuso a entrar en final. El avión iba bastante rapidito por cierto. Me decía yo...¿A donde va este tío a estas velocidades?. Pues nada que era lo normal redujo en un volau y se posó en las teclas del piano como un campeón. Me había dejado boquiabierto. El MD-81 es un auténtico Ferrari. Después de todo esto y de darme unos cuantos garbeos más me he interesados por los pesos y velocidades críticas y no han hecho más que confirmar que el MD-81 es un magnifico avión y que aquella frase de: "Jamón español avión americano" tiene un porqué. Así que este post va en honor al MD-81 y la apuesta de Spanair por este aparato. Por cierto, este avión recibe el sobrenombre del "ascensor".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien, a mi tb me gustan mas los aviones americanos... nada como un Boeing.
Pero me temo que no sabes nada de aviones. Solo tienes algo de idea.
Las velocidades en la TMA de madrid vienen dadas por control, no es la que al piloto le de la gana. Y al angulo de giro... si no calculas bien, tendras que meter alabeo; asi que tu famoso piloto quiza metio la pata.
Quieres un buen avion?, mira el B-757.
Abrazo
Salva

un_colega dijo...

¿Qué licencias tienes tu Salva? Por saber... :)

P.D.: Nadie ha dicho que el piloto vaya a la velocidad que le de la gana.